Amor y locura | Revista DC
AMOR A LA DERIVA AMOR A LA DERIVA

Amor y locura

Una locura punk adolescente y extraterrestre y la nueva media comedia inmensamente taquillera de Eugenio Derbez. How to Talk to Girls at Parties y Amor a la deriva, nuestras películas invitadas del mes.

Por: Iván Darío Hernández Jaramillo

AMOR A LA DERIVA - OVERBOARD

AMOR A LA DERIVA

Antes de Mujer bonita, Garry Marshall entregó uno de los títulos más flojos en la filmografía del gran Kurt Russell, pero eso no evitó que se volviera un título indispensable en la memoria colectiva norteamericana. Se trató de Overboard (Hombre nuevo, vida nueva), que ahora cuenta con un remake que voltea las circunstancias de los personajes y que, como la película original, es algo floja.

Esta nueva versión, con Eugenio Derbez, es apenas una vitrina para conquistar al público latino en Estados Unidos y atraer al público latino que lloró con No se aceptan devoluciones. La historia de un magnate con amnesia al cual se la cobra el karma poniéndolo a vivir las duras y las maduras con una esposa falsa, tiene todos los clichés habidos y por haber para generar la risa fácil y conquistar sentimientos primarios. El público en general dirá que quedó encantado, porque sí, porque todos van a sentir la obligación de reír y de llorar en coro con el resto de la audiencia del cine.

 

HOW TO TALK TO GIRLS AT PARTIES

how-to-talk-to-girls-at-parties-elle-fanning

Bella locura descontrolada que grita rebeldía, libertad y música. Hermana espiritual de Liquid Sky y prima lejana de Hedwig and the Angry Inch. John Cameron Mitchell cumple, se desata, no entrega con este por supuesto su mayor grito musical, tampoco es su mejor obra; se siente que intentó hacer otra de sus películas de culto, y sin embargo es tan auténtica, tan fiera, fuerte y libre que es imposible no sentir placer con ella.

Es una cinta de punkeros y alienígenas, es un romance intergaláctico cutre. Es un filme desobediente que defiende ideales que ya se nos fueron con el paso del tiempo, que nos incita a romper nuestros jeans y quebrar vidrios, y nos tienta a volver a ser, al menos por un instante, aquellos chicos de la 19 y de la Candelaria que hacían vaca para la caja de vino.

 

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
publicidad