Gabo y sus amigos | Revista DC
Gabo y sus amigos. Gabriel García Márquez. Ilustración: Andrés Castro | Revista DC Gabriel García Márquez. Ilustración: Andrés Castro | Revista DC

Gabo y sus amigos

El 17 de abril de 2014 falleció en Ciudad de México el escritor Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez. A propósito de otro año más de su partida, algunos de sus amigos y colegas lo recuerdan con anécdotas sobre su vida y obra. En DC también recomendamos su obra, toda disponible en e-book y otros formatos digitales.

Por Esteban Hincapié Barrera

Gabo y sus amigos. Gabriel García Márquez. José Luis Díaz-Granados
José Luis Díaz-Granados. Foto: cortesía

José Luis Díaz-Granados
Escritor y amigo

Un día, en La Habana, a Gabo y a mí nos dio por hablar de escritores y poetas que colaboraron con dictadores. Recordamos a Eduardo Carranza (franquista), José Antonio Osorio Lizarazo (peronista y trujillista), Gastón Baquero (somocista), Porfirio Barba Jacob, José Santos Chocano y otros más. De pronto, Gabo me mira con picardía y colocando su índice sobre mi pecho dice muerto de la risa: ‘Bueno, lo mismo van a decir de nosotros’”.

Gabo y sus amigos. Gabriel García Márquez. John Jairo Junieles. Foto: Guillaume Amat
 John Jairo Junieles. Foto: Guillaume Amat

John Jairo Junieles
Escritor y amigo

Una de las anécdotas que siempre me han gustado de García Márquez es la que le escuché en un taller de periodismo en el que estuve. En esta, un electricista llama a la casa del escritor a las 8:00 a.m. y tan pronto como le abren dice: ‘Hay que cambiar el cordón de la plancha’. Inmediatamente, el electricista comprende que se ha equivocado de puerta, pide excusas y se va. Horas después, Mercedes, la mujer de García Márquez, conecta la plancha y el cordón se incendia. Muchas historias, como esa, contaba Gabo para exaltar y, de acuerdo con su fe, probar el poder infinito de la imaginación”.

Gabo y sus amigos. Gabriel García Márquez. Gabriel García Márquez y Álvaro Castillo
Gabriel García Márquez y Álvaro Castillo. Foto: cortesía

Álvaro Castillo
Librero y amigo

Tuve el inmenso honor de existir para Gabriel García Márquez gracias a mi oficio de librero. Me bautizó como Librovejero, como Ropavejero. Me honró con su amistad, sus conversaciones y con su gentileza en La Habana. Una de las personas más extraordinarias que he conocido”.

Gabo y sus amigos. Gabriel García Márquez. Alejandra Jaramillo
 Alejandra Jaramillo. Foto: cortesía

Alejandra Jaramillo
Escritora y estudiosa de la obra

Sigo leyendo a García Márquez con una alegría que se renueva. Me deleita la inteligencia narrativa, ver en novelas como ‘Cien años de soledad’ o ‘El otoño del patriarca’, y en muchos de los cuentos, una apuesta concienzuda con la forma. Seguimos aprendiendo de esa simultaneidad huracanada de ‘Cien años’ y de la multitud arrollada por el poder del ‘Otoño’. Esos narradores, esas atmósferas, el uso contrastante del lenguaje. Un escritor que sigue siendo una fuente de conocimiento literario”.

Gabo y sus amigos. Gabriel García Márquez. Foto: Gorup de Besanez | Extraída de Wikimedia Commons (CC BY-SA 4.0)
 Gabriel García Márquez. Foto: Gorup de Besanez | Extraída de Wikimedia Commons (CC BY-SA 4.0)

Curiosidades en la vida de Gabo…
El 9 de abril de 1948, presencia El Bogotazo, su familia lo hospeda esos días en la casa de su prima, Margarita Márquez. Gabo fue fundamental para muchos de sus contemporáneos. Llegó a Roma en 1955 a estudiar cine, pero se radicó en París donde esperó por semanas, en un invierno, la llegada de su paga como periodista desde Colombia; padeció hambre en esa época de su vida y esta experiencia le llevó a escribir El coronel no tiene quien le escriba.

Plinio Apuleyo le acompañó a un viaje por la Europa del Este y, en 1957, regresó a Latinoamérica, para radicarse en Cuba en 1959. Allá, fundó la Escuela de Cine de San Antonio de Los Baños donde fue profesor de escritores como Sandro Romero y Rafael Chaparro Madiedo.

Gabo en mi memoria de José Luis Díaz-Granados

Compartió residencia en México con Álvaro Mutis, Elena Poniatowska y Laura Restrepo, también tuvo amistad con escritores como Roberto Burgos Cantor y Ramón Illán Baca, entre otros. En el libro Gabo en mi memoria, de José Luis Díaz-Granados (también en e-book) se encuentra un anecdotario amplio de su vida y obra.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad