Temporada escolar: la guerra del centavo | Revista DC
Temporada escolar San Victorino Temporada escolar San Victorino. Foto: Thomas Gallego

Temporada escolar: la guerra del centavo

Hasta el 10 de marzo se llevará a cabo la Feria Escolar de San Victorino, que se complementa con el gran mercado de libros nuevos y usados: una alternativa de economía y reciclaje que favorece a cientos de familias bogotanas. DC acompañó a una de ellas a comprar su lista de útiles.

Por María Antonia León.

Cuando empezaba el milenio, el maestro Édgar Negret le regaló a la ciudad una escultura para representar el resurgimiento del centro. Desde entonces la Mariposa de San Victorino es el símbolo del encuentro y de la transformación. Allí nos citamos con Jenny Serrano Pérez y sus dos hijos, Andrea y Miguel, para acompañarlos a comprar sus listas de libros y útiles en la Feria Escolar, aquellos que les permitirán conocer, crear y entender un poco más el mundo en el que vivimos.

La Plazoleta nos recibió con el intenso parloteo de los jaladores, que acudieron masivamente para preguntarnos si estábamos buscando libros, si traíamos para vender o si queríamos ir al lugar donde vendían los cuadernos más baratos. Con su guía comenzamos a caminar hacia la décima, donde pacientemente recorrimos los puestos.

Temporada escolar San Victorino
Jenny Serrano Pérez y sus dos hijos, Andrea y Miguel

El cambalache
Nuestra primera parada fue en la Librería Dinámica, uno de los negocios más antiguos de la zona. Nubia Páez, su propietaria, lo tiene desde hace más de 30 años. Allí se consiguen textos escolares y literarios, y se pueden entregar libros usados como parte de pago.

Carlos, uno de los vendedores, tomó la lista de Andrea, que pasa a décimo, y consultó en su catálogo. Entre $70.000 y $92.000 costaban casi todos los libros nuevos. De la lista, los más costosos eran los de dibujo e inglés, y solo el de ética estaba por debajo de ese rango. Pero la Librería ofrece descuentos si se compran varios textos, y también tiene libros de segunda, que valen casi la mitad de lo que cuestan nuevos.

Nuestra siguiente estación fue la Librería Cali. Con 15 años de experiencia en el mercado, este sitio también ofrece un amplio catálogo de títulos: los libros se alzan con sus lomos de colores sobre los estantes. “Los que más se venden son los de literatura. Los más difíciles de conseguir son los de inglés porque normalmente son importados y las editoriales solo los distribuyen en las grandes librerías”, explicó Katherine Herrera.

Temporada escolar San Victorino
Foto: Thomas Gallego

Tatiana Páez nos recibió en otro de los puestos y nos explicó cómo recuperan los libros de segunda mano: “Siempre revisamos que estén en buenas condiciones y luego los limpiamos, borramos los escritos que se hayan hecho, los refilamos para que los bordes queden como nuevos y les ponemos hojas. Con la venta de libros usados es con lo que más ganamos”, comentó.

La familia consiguió tres textos totalmente nuevos y cinco usados, pero en buenas condiciones; Andrea los revisó cuidadosamente y dio el visto bueno para comprarlos, alegando que lo importante era el contenido. La joven también logró vender los libros que usó en grado noveno. “Mi propósito siempre es cuidarlos para venderlos al año siguiente”, aseguró. Eran cinco y recibió por ellos un total de $50.000. “El hecho de que nos compraran los libros me pareció genial, pero me pregunto cuál es su criterio para definir el precio: pagan poco, pero los renuevan y me pareció un negocio redondo”, continuó Jenny.

Temporada escolar San Victorino
Foto: Thomas Gallego

La Feria oculta
Acompañados por un nuevo grupo de jaladores nuestro equipo se trasladó al corazón de la Feria Escolar, un conjunto de 20 casetas ubicadas en un parqueadero al que se accede bajando por una rampa; es casi un culto, pero al aire libre.

Decenas de columnas blancas se ubican en el suelo y sobre las mesas, cuadernos cocidos cuyos precios oscilan entre $800 y $7.000, dependiendo de la calidad de las hojas, la ilustración de las tapas y de si tienen stickers o no. Por estas características, los vendedores los clasifican en tres categorías: baja, media y alta. Los más costosos son los que tienen tapas duras con imágenes de superhéroes, personajes de videojuegos, protagonistas de series animadas, princesas de Disney, futbolistas o súper modelos.

Entre las decenas de posibilidades para elegir, los chicos escogieron cuadernos grandes, de 100 hojas, cuadriculados y de gama media. Andrea se llevó una colección con mandalas, plumas y grafitis en tonos que van del azul eléctrico al amarillo pollito; mientras Miguel eligió otros con figuras geométricas, fondos oscuros y vehículos que parecían atravesar el cartón a toda velocidad.

Temporada escolar San Victorino
Tatiana Páez

“Los cuadernos más económicos son los de gama baja, pueden costar $800 o $1.000. Algunos padres de familia los compran por economía, pero no saben que son cuadernos de mala calidad, las costuras y las cintas se desprenden al poco tiempo de uso, y las hojas son tan delgadas que a veces los niños escriben por un lado y se transparenta por el otro”, explicó Pilar Moreno, vendedora de DistriArte & Papel, un negocio ubicado en Balcones de San Francisco, a media cuadra al sur de la Plazoleta de la Mariposa.

Luego de dar muchas vueltas comparando el costo de los colores, los lapiceros y la calculadora científica, Jenny, Andrea y Miguel consiguieron los útiles que faltaban en este negocio. Curiosamente en los almacenes interiores a veces se obtienen mejores precios que en la Feria.

Temporada escolar San Victorino
San Victorino

“La jornada cumplió mis expectativas, pero yo les diría a los colegios que revisen muy bien si los textos y útiles que piden cumplen con los planes curriculares. En ocasiones se compran los libros, pero solo se usan algunas páginas y eso no tiene sentido. Lo mismo pasa con los cuadernos, al final del año uno ve que con las hojas sobrantes se podrían hacer cuadernos nuevos”, concluyó Jenny.

La familia se despidió de San Victorino y su temporada escolar con dos pesadas maletas que les encorvaban las espaldas y una bolsa de tela repleta de peluches, pues según ellos no todo es estudio; también hay que dejar espacio para la ternura.

Dónde: En los alrededores de la Plazoleta de la Mariposa, en San Victorino, frente a la estación de TransMilenio de la Avenida Jiménez.
Cuándo: Hasta el 10 de marzo estará abierta la Feria Escolar, pero durante todo el año se pueden conseguir útiles y materiales de diseño en la zona a muy buenos precios.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad