Sumapaz: El páramo más grande del mundo | Revista DC
Sumapaz. Cortesía Parques Nacionales Naturales de Colombia. Foto: Ángela Echeverry Sumapaz. Cortesía Parques Nacionales Naturales de Colombia. Foto: Ángela Echeverry

Sumapaz: El páramo más grande del mundo

Sumapaz es una fábrica de agua. Tiene 106 lagunas y más de mil kilómetros de ríos y quebradas donde habitan 260 especies de mamíferos. En sus cumbres reinan el silencio y el frailejón. Crónica del páramo más biodiverso de los 72 que hay en el planeta.

El poeta Aurelio Arturo escribió que Colombia es “el país donde el verde es de todos los colores”. El páramo de Sumapaz, ubicado a una hora de Bogotá, comprueba que tenía razón. En sus 178.346 hectáreas de extensión, lagunas majestuosas, montañas escarpadas, praderas de musgo, cumbres rocosas, riachuelos, flores y árboles centenarios deslumbran al visitante con todas las tonalidades del verde.

Sumapaz. Fotografía: Elodie Chrisment
Sumapaz. Fotografía: Elodie Chrisment

Este parque nacional es el páramo más grande del planeta. Sus pisos térmicos van desde 1.600 hasta 4.000 metros de altitud. Su biodiversidad es la más rica de los 36 páramos que hay en el país y también de los otros 36 que suman entre Ecuador, Venezuela, Perú, Costa Rica, Panamá, Nueva Guinea y cuatro países de África oriental.

La ruana, las botas pantaneras, el sombrero cundiboyacense, los cachetes cobrizos propios de los pobladores de las cumbres andinas, les dan un aire pintoresco a sus silenciosas montañas. Sus campesinos tienen el aire introvertido propio de los habitantes de las montañas altas.

“Aquí la vida es complicada porque no tenemos muchos recursos, pero a la vez somos privilegiados por vivir en un lugar donde hay tanta agua y tanta paz”, comenta Esther Romero, una mujer de 32 años, en una pequeña casa que soporta el frío con los cuatros fogones de una estufa de leña que permanece encendida la mayor parte del día.

Sumapaz. Fotografía: Elodie Chrisment
Sumapaz. Fotografía: Elodie Chrisment

Sumapaz es una fábrica de agua y un reino de frío intenso que cala los huesos y entumece las articulaciones. Allí nacen algunos ríos de la región del Orinoco y también varios afluentes del Magdalena. Sus lagunas rodeadas de niebla espesa y sus empinadas laderas son también nidos hidrográficos donde se originan los ríos Cabrera, Sumapaz y Guape. El frailejón y el chusque reinan y la temperatura oscila entre los -2 y los 19 grados.

El silencio solo se interrumpe con el súbito graznido de un gavilán, con el rumor de un riachuelo hundido en el valle, con la voz ronca de una moto que rompe la niebla. A veces el viento arrecia y se debe gritar para que los demás escuchen. De repente, la quietud regresa y el aleteo intenso de un colibrí es el único sonido y movimiento que se puede percibir.

A pesar de ser un lugar de interés turístico, son escasos los visitantes que se pueden encontrar al recorrerlo. “Es increíble que este páramo no ofrezca turismo sostenible. Por un lado, es una buena noticia porque permanece virgen, pero por otro los campesinos podrían verse beneficiados”, dice Antje Voller, una alemana aficionada al avistamiento de aves que viaja los cinco continentes para marcar en un libro las especies que ha logrado ver.

Sumapaz. Fotografía: Elodie Chrisment
Sumapaz. Fotografía: Elodie Chrisment

El páramo tiene 106 lagunas y 1.128 kilómetros de ríos y quebradas. De esas aguas beben 260 especies de mamíferos y un número indeterminado de aves. Venados, tigrillos, nutrias, liebres, dantas, zorros, ardillas y erizos son algunos de los animales que habitan desde hace siglos la región. Loros, halcones, pavas, tucanes y gavilanes surcan su cielo nublado exhibiendo su libertad.

“Antes se veían más animales, pero ahora se le esconden a la gente. Acá se respira tranquilidad porque nos rodea la naturaleza, pero la vida es para machos porque el frío, sobre todo en las madrugadas, hace que den ganas de volver a meterse en las cobijas”, dice Rosa Romero, quien llegó hace medio siglo desde la Sierra Nevada del Cocuy, para quedarse y levantar una familia de cuatro hijos.

Sumapaz. Cortesía Parques Nacionales Naturales de Colombia. Foto: Sandra Patricia Urrea Camargo
Sumapaz. Cortesía Parques Nacionales Naturales de Colombia. Foto: Sandra Patricia Urrea Camargo

Dónde: el parque se localiza entre los departamentos del Meta, Huila y Cundinamarca, y el Distrito Capital. El acceso a la zona de páramo se encuentra a 23 km de la localidad de Usme, Bogotá.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad