Pionero y clásico en la G: La Table de Michel | Revista DC
Miguel Roa, propietario de La Table de Michel Miguel Roa, propietario de La Table de Michel

Pionero y clásico en la G: La Table de Michel

El clásico de este mes, además de transportarnos a esos restaurantes típicos de París, fue el punto de partida para que la zona G se convirtiera en la referencia gastronómica que es hoy. Se los presentamos con esta entrevista a su propietario, Miguel Roa.

“Hay personas que me han dicho que la sencillez de la fachada no refleja la exquisita cocina que tenemos”, comenta Roa y, sin dudas, es la premisa que uno más puede recordar después de visitar La Table de Michel, en plena zona G, un lugar donde confluye el buen sabor francés, la intimidad y parte de la historia gastronómica de la ciudad.

Pero eso no es todo lo que esconde la tímida fachada. Este restaurante dedicado a la comida francesa es considerado el pionero de esta zona gastronómica que se ha levantado en las últimas dos décadas.

Fue la clientela que manejaba Roa en sus pasados trabajos, que contaba con ministros, embajadores y hasta ex presidentes, lo que lo motivó a apostar por esta zona que, en la época de su apertura –al no haber presencia de más restaurantes o recintos comerciales–, le ofrecía la intimidad que su público requería.

Crepes Suzette. Cortesía: La Table de Michel
Crepes Suzette. Cortesía: La Table de Michel

Hoy en día, justo en el mes que cumple 27 años de existencia, se mantiene en el mismo lugar y se ha forjado como un clásico en la ciudad; donde los comensales viejos repiten porque saben que, además de su buena carta, serán recibidos con la calidez del hogar (ya que tanto los chefs, como los mesoneros y hasta el portero son los mismos desde su fundación); y donde los nuevos descubren una faceta de la gastronomía francesa difícil de conseguir en las propuestas actuales.

“Tengo el honor de decir que tengo 27 años en la zona”, resalta con orgullo Roa, quien ha dedicado toda su vida al negocio de la comida y que, por su experiencia trabajando con chefs franceses desde la década de los 70 y la pasión que desarrolló por este tipo de cocina, el 19 de marzo de 1991 abrió las puertas de La Table de Michel, el pionero de la zona G.

DC: ¿Cuál ha sido el secreto para mantenerse en un mercado –y zona– con cada vez más competencia?
Yo siempre he tenido tres cosas principales: bueno, bonito y barato. Buen servicio, buena comida, y si usted ve la carta, no es costosa. Algunos creen que porque el restaurante es francés las porciones van a ser una gotita. Pero no, mis porciones son todas de 250 gramos. Entonces es una porción bien generosa. 

La Table de Michel

DC: Según lo que dicen los comensales, ¿qué es lo que más los atrae a La table de Michel?
Hay una cosa muy primordial que no la tiene nadie. Lo puedo asegurar. Tengo las mismas personas con las que abrí el restaurante, los mismos muchachos que les enseñé en esa época y no han trabajado en otra parte. Los meseros son los mismos, hasta el muchacho que está en la puerta es el mismo con el que empezamos en el 91. Entonces, conocemos al cliente y le conocemos el gusto. Así que el cliente se siente satisfecho que llega y uno lo llama por su nombre. Eso es muy bonito, que el cliente siempre encuentre a estas mismas personas, ese mismo calor, que se sienta como en su casa. Para mí, eso es primordial: atender muy bien al cliente.

DC: ¿Cuáles son sus platos insignia? Esos que motivan a los comensales a ir específicamente por ellos
Diría que los escargots, ya que no creo que se consigan mucho en la forma que yo los sirvo, que es en su concha y con una salsa al ajillo muy bien preparada. Acá tienen la esencia de que los cojan con las pinzas y luchen con ellos para comérselos. Ya que, si no los cogen bien, ¡saltan!

Escargots al ajillo. Cortesía: La Table de Michel
Escargots al ajillo. Cortesía: La Table de Michel

DC: Si tuviese que recomendar entrada, plato fuerte y postre ¿cuáles serían?
Si me preguntan por entradas serían la sopa de cebolla, los escargots y el bisque de langosta. En los platos fuertes hay cuatro para mí muy buenos: el coq au vin, que es un pollo al vino; un lomito de res en salsa de queso azul; el pato a la naranja; y las chuletas de cordero que son fabulosas. Con los postres, no se puede ir sin probar las crepes Suzette, que es el postre insignia de la casa y de los franceses. Un francés que se respete no se puede ir de un punto sin comer la sopa de cebolla y los crepes.

Dónde: Calle 69A No. 4-15
Horario: lunes a sábado, 12:00 m. a 11:00 p.m.; domingos y festivos, 12:00 m. a 5:00 p.m.
Rango de precios platos fuertes: desde $28.900, hasta $69.700
Teléfonos: 3477939, 2481136
Info.: latabledemichel.com.co

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad