Santuarios de Colombia, templos de la naturaleza | Revista DC
Malpelo. Foto: Diego Grajales. Cortesía: Parques Nacionales Naturales de Colombia Malpelo. Foto: Diego Grajales. Cortesía: Parques Nacionales Naturales de Colombia

Santuarios de Colombia, templos de la naturaleza

En mayo, la madre tierra también merece un tributo especial, por eso DC exalta en esta edición los más exuberantes santuarios de fauna y flora de Colombia, tesoros naturales que vale la pena explorar.

Un santuario es un lugar de devoción donde se reverencia imágenes santas. Un santuario de flora y fauna es un lugar donde hay especies vegetales y animales silvestres, que se consideran recursos genéticos nacionales de obligatoria preservación, es decir, sagrados, también. Usted puede creer o no en santos y milagros, pero es imposible no rendirse ante la divinidad presente en las 58 áreas protegidas, entre los que se cuentan doce santuarios naturales, como varios de los que aquí le recomendamos visitar.

CON COMPLETA INFRAESTRUCTURA TURÍSTICA

Iguaque. Foto: Hernán Lopera. Cortesía: Parques Nacionales Naturales de Colombia
Iguaque. Foto: Hernán Lopera. Cortesía: Parques Nacionales Naturales de Colombia

Iguaque
Según la mitología muisca la laguna sagrada de Iguaque es la cuna de la humanidad, de allí emergió Bachué, la madre de los muiscas, por eso se cree que peregrinar a esta laguna purifica el alma y el espíritu. En total son siete lagunas, de origen glacial, las que bañan este santuario del altiplano cundiboyacense. Abastece de agua a las poblaciones de Villa de Leyva, Arcabuco y Chíquiza y está habitado por tigrillos, venados de páramo y comadrejas y aves como la pava andina, dormilones, tucanes y colibríes, entre muchos otros.
El ascenso a la laguna es el plan favorito de los visitantes; la toma de fotografías y vídeos y las actividades de investigación científica y de educación ambiental, se hacen con permiso solicitado antes de la visita.

Iguaque. Foto: Hernán Lopera. Cortesía: Parques Nacionales Naturales de Colombia
Iguaque. Foto: Hernán Lopera. Cortesía: Parques Nacionales Naturales de Colombia

Dónde: a 15 km de Villa de Leyva o a 34 km de Arcabuco.


Malpelo. Foto: Diego Grajales. Cortesía: Parques Nacionales Naturales de Colombia
Malpelo. Foto: Diego Grajales. Cortesía: Parques Nacionales Naturales de Colombia

Malpelo
El Santuario de Malpelo es la novena área marina protegida más grande del planeta. En 2006 fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad y en 2011 el Gobierno lo denominó: “joya marina” de Colombia. Cubre la isla oceánica de Malpelo, considerada un laboratorio viviente, aunque la presencia humana se limita a los infantes de la Armada Nacional y esporádicos investigadores científicos; no hay comunidades nativas ni zonas de colonización. Alrededor hay especies como la manta diablo, el lagarto, el cangrejo terrestre, el geko y más de 300 tiburones.
Bucear allí es su mayor atractivo; pero por las fuertes corrientes, oleaje y profundidad de sus aguas se exige experiencia certificada y el acompañamiento de un buzo líder para su práctica.

Malpelo. Foto: Diego Grajales. Cortesía: Parques Nacionales Naturales de Colombia
Malpelo. Foto: Diego Grajales. Cortesía: Parques Nacionales Naturales de Colombia

Dónde: a 500 km de Buenaventura. El viaje en barco dura 36 horas. Los permisos para ingresar se solicitan previamente en las oficinas de Parques Nacionales, en Bogotá.


CON MEDIANA INFRAESTRUCTURA

Santuario de Flora y Fauna Galeras. Foto: David García. Cortesía: Parque Nacionales Naturales de Colombia
Santuario de Flora y Fauna Galeras. Foto: David García. Cortesía: Parque Nacionales Naturales de Colombia

Galeras
El Santuario está ubicado en el Galeras, uno de los volcanes más activos del continente y símbolo de Nariño. Algunas de sus calderas aún expulsan gases constantemente, otras extintas, son testimonio de su intensa actividad del pasado. De su paisaje se destacan sus ecosistemas de páramo, bosque alto andino, lagunas y diferentes nacimientos de agua, que abastecen los acueductos locales.
El Santuario no cuenta con alojamiento, zonas de camping o restaurante, pero hacia el sector de Telpis es posible alojarse en alguna de las casas campesinas de las Reservas Naturales de la Sociedad civil o de veredas aledañas.

Santuario de Flora y Fauna Galeras. Foto: David García. Cortesía: Parque Nacionales Naturales de Colombia
Santuario de Flora y Fauna Galeras. Foto: David García. Cortesía: Parque Nacionales Naturales de Colombia

Dónde: desde Pasto hay una vía circundante que conecta los siete municipios que tienen jurisdicción en el Santuario: La Florida, Sandoná, Consacá y Yacuanquer.


CON INFRAESTRUCTURA BÁSICA Y LIMITADA

Los Flamencos. Foto: Robinson Galindo. Cortesía: Parques Nacionales Naturales de Colombia
Los Flamencos. Foto: Robinson Galindo. Cortesía: Parques Nacionales Naturales de Colombia

Los Flamencos
El intenso azul del cielo guajiro, que bien se puede contemplar silente, también puede ser interrumpido por una bandada de estas aves de plumajes rosados, los flamencos, uno de los más majestuosos espectáculos que se ve sobre las lagunas del Santuario. Claramente, el nombre del santuario se debe a las bellas aves, pero su riqueza además se extiende a su bosque seco y manglares y a la presencia de camarones, sobre todo en épocas de lluvia, otras aves como el cardenal guajiro y las tortugas laúd, cabezona, carey y verde, que se alimentan de las praderas de pastos marinos.

Los Flamencos. Foto: Robinson Galindo. Cortesía: Parques Nacionales Naturales de Colombia
Los Flamencos. Foto: Robinson Galindo. Cortesía: Parques Nacionales Naturales de Colombia

Dónde: a 165 km de Santa Marta por la Troncal del Caribe en dirección a Riohacha, desviándose por Camarones 3,5 km más a Boca de Camarones.


Santuario de Plantas Medicinales Orito Ingi-Ande. Foto: Rodrigo Durán B. Cortesía: Parques Nacionales Naturales de Colombia
Santuario de Plantas Medicinales Orito Ingi-Ande. Foto: Rodrigo Durán B. Cortesía: Parques Nacionales Naturales de Colombia

Santuario de Plantas Medicinales Orito Ingi – Ande
En el piedemonte amazónico se encuentra esta área, cubierta casi en su totalidad por bosques con variedad de plantas asociadas a la cultura del yagé, un rico resumen cultural y biológico de las regiones amazónica y andina. Habitado por los pueblos Cofán, Inga, Siona, Kamentsa y Coreguaje, etnias con lenguas, costumbres y tradiciones propias, pero unidos por lo que la antropología ha denominado la “cultura del yagé”, una de las tradiciones chamánicas más fuertes que existen hoy en el planeta.

Santuario de Plantas Medicinales Orito Ingi-Ande. Foto: Rodrigo Durán B. Cortesía: Parques Nacionales Naturales de Colombia
Santuario de Plantas Medicinales Orito Ingi-Ande. Foto: Rodrigo Durán B. Cortesía: Parques Nacionales Naturales de Colombia

Dónde: al noroccidente de Orito, Putumayo; al sur de Pasto en su zona sur y el oriente del municipio de Funes.

*Información sobre condiciones y precios para el acceso a los santuarios en: parquesnacionales.gov.co

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad