Un nihonshu, por favor | Revista DC
Sake Bogotá. Foto: Thomas Gallego @ithomasgc Foto: Thomas Gallego @ithomasgc

Un nihonshu, por favor

Con la expansión de la cultura japonesa por el mundo a través del cine y su comida, especialmente, hemos descubierto tímidamente, pero cada día más abiertos a probarla, su bebida milenaria conocida como sake.

Sake Bogotá. Foto: Thomas Gallego @ithomasgc
Paseo por el Jardín Zen: Sake, ginebra, pepino, zumo de limón, manzana. Foto: Thomas Gallego @ithomasgc

Para ir aclarando de qué se trata esta bebida que muchas veces al ojo la asociamos al grupo de los destilados, pues vale aclarar que el nombre real de este vino de arroz es el de nihonshu y que el significado real del término sake es “bebida alcohólica”. Es decir que, si usted visita Japón y pide un sake le pueden ofrecer una cerveza, un vino, o bien un nihonshu.

Retomemos. Aquí llega otra precisión, o mejor dos: no es exactamente vino en el sentido estricto del término, porque también se fermenta como la cerveza, pero no es carbonatado. Otra de las particularidades de esta bebida es que se bebe joven, aunque algunos adquieren seis meses de añejamiento (ronda los 15 grados, pero no supera los 22).

Sake Bogotá. Foto: Thomas Gallego @ithomasgc
Foto: Thomas Gallego @ithomasgc

Los mejores nihonshu se producen en pequeñas plantas que evitan la automatización y basan su calidad en los toji, expertos en la preparación y que han estudiado en escuelas tradicionales el arte milenario de producirlo. Cuanto más pulido esté el arroz (hasta 100 tipos), mejor calidad de la bebida.

Y para entrar en materia, y ya que en nuestra ciudad la oferta de comida japonesa va en aumento, es necesario tener en cuenta estos últimos detalles al momento de elegir esta bebida fermentada:

Sake Bogotá. Foto: Thomas Gallego @ithomasgc
Hanabi es el cóctel de autor que propone Viva la vida. Sake infusionado con te y frutos rojos. Foto: Thomas Gallego @ithomasgc

*Se sirve frío o caliente, según la ocasión, pero si se trata de una botella premium –dicen los que saben– se expresa mejor en frío.
*Aunque el ritual de servicio es en vasitos de cerámica (ochoko), los matices salen mejor en copa de cristal.
*El nihonshu no es para sobremesa, se disfruta mejor durante la comida.
*Al igual que ocurre con el vino, es importante que no les de la luz y mucho menos exponerlo a altas temperaturas.
*Por último, después de haber abierto la botella, se recomienda consumir en un lapso no mayor a una semana.

Dónde: Restaurante Viva la Vida (Autopista Norte # 114-44)
Horario: lunes a sábados, 12:00 p.m. a 12:00 a.m.; domingos, 12:00 m. a 6:00 p.m.; festivos, domingos 12:00 p.m. a 12:00 a.m. y lunes festivo 12:00 m. a 6:00 p.m.
Precios: cócteles, desde $16.000 hasta $60.000
Info.: restaurantevivalavida.com
Instagram: @vivalavidabog

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
publicidad
publicidad