Woyzeck: humanidad en el escenario | Revista DC

Woyzeck: humanidad en el escenario

“En esta época hablar de lo humano es pertinente”, resalta el director Jimmy Rangel al hablar sobre la nueva gran producción del Teatro Colón: su versión de Woyzeck que estará en temporada a partir del 26 de junio.

Protagonizada por Carolina Ramírez y Felipe Botero –y con puesta en escena de la directora de arte Laura Villegas–, esta dramaturgia escrita por el alemán Georg Büchner presenta la desgarradora historia de un soldado en desgracia por difíciles circunstancias. Desde un doctor que experimenta con él, hasta su esposa que lo manipula, su jefe que lo traiciona y un amigo al que no le importa, factores que lo llevan a vivir la soledad ante un mundo indiferente que lo empujó al borde del abismo.

Para conocer más de esta prometedora apuesta, Rangel conversó con Revista DC sobre su versión y dirección de Woyzeck, la cual apostará por el teatro físico con una coreografía constante sobre el amor, el dolor y la muerte acompañada de música instrumental con piano en vivo.

Woyzeck Teatro Colón Entrevista Jimmy Rangel. Foto: Cristián Perilla
Jimmy Rangel, director Woyzeck. Foto: cortesía Teatro Colón

DC: ¿Cómo llega a este autor (Georg Büchner) y a esta obra?
Este autor es uno de los más conocidos en el teatro contemporáneo, es casi como hablar de Shakespeare o de Cervantes. Marcó el teatro contemporáneo con las pocas obras que escribió, con lo importante que fue cómo autor en su momento. Lo que me pasa a mí con esta obra en particular es que es una obra que es un clásico y que cualquier director quisiera montar. Un poco por eso llegó o porque estaba presente entre nosotros.

Woyzeck Teatro Colón Entrevista Jimmy Rangel. Foto: Cristián Perilla
Foto: Cristian Perilla

DC: ¿Cuál es la pertinencia de Woyzeck para nuestros días?
Woyzeck es una de las obras más humanas que existe en el teatro contemporáneo, y creo que en esta época hablar de lo humano es pertinente. En un momento en el que la humanidad va a toda velocidad, y en el que son más importantes las máquinas, las redes sociales y la guerra, etc., creo que hablar de lo humano es importante. Y hablando con Manuel José Álvarez, que él me hacía exactamente esa misma pregunta, yo le decía que eso. Que yo quisiera poner a un humano otra vez en el escenario. Por eso hacemos Woyzeck básicamente.

DC: Al tener un final inconcluso, la obra le permite mucha más libertad creativa, ¿cuál es la marca personal de Jimmy Rangel en esta versión?
Woyzeck es una obra que, de hecho, es un rompecabezas. El autor no alcanzó a terminarla ni a organizarla. Es básicamente un montón de fragmentos sin un orden determinado. Lo que hicimos nosotros fue darle un orden y encontrarle un final que es básicamente darle prioridad a la soledad de Woyzeck. Qué pasa cuando un humano queda solo en el mundo y no hay nada más qué hacer.

Woyzeck Teatro Colón Entrevista Jimmy Rangel. Foto: Cristian Perilla

DC: En este drama ¿el humor tiene cabida?
Hablando con los actores y analizando esa pregunta, creo que más que el humor u otra cosa, yo creo que existe amor. Esta obra habla del amor definitivamente, algún actor me decía que era un poco el romanticismo alemán y después cuando uno estudia el romanticismo sí, es básicamente eso. Casi que el amor, como esas pasiones humanas, es el que lleva a la gran tragedia. La pasión y el amor es lo que provoca lo que luego va a pasar.

DC: Háblenos un poco del elenco… ¿Cómo fue su proceso de selección?
Es una obra muy exigente porque es como montar a Shakespeare. Eso significa que debes tener actores de muy buen nivel, y que resuelvan desde muchos lugares. El diálogo con el teatro siempre fue ese, que yo necesitaba actores que más que fueran reconocidos para la gente, tuvieran un nivel interpretativo muy grande y una investigación muy fuerte sobre el texto y sobre el cuerpo. Y lo que hice fue empezar a encontrar intérpretes que tuviesen investigaciones sobre el cuerpo y sobre la palabra. Empezó a aparecer un elenco muy diverso: hay dos cantantes, cuatro bailarines y seis actores. Es una compañía multidisciplinaria.

Woyzeck Teatro Colón Entrevista Jimmy Rangel. Foto: Cristian Perilla
Foto: Cristian Perilla

DC: ¿Y de la puesta en escena de la directora de arte Laura Villegas?
Hay una cosa que le pasa a Woyzeck y es que, según nuestra teoría, él empieza a ahogarse. Entonces en esta esquizofrenia que empieza a tener le descubrimos que en muchos de los textos en alemán decía que él se sentía ahogado. Y hablando con Laura Villegas le dije que esto quería volverlo un símbolo, y que para mí el símbolo más contundente era ahogarlos literalmente. Entonces el gran gesto que sucede en la obra es que inundamos el teatro. Tenemos una gran piscina y todo el tiempo está lloviendo dentro de la obra. Entonces toda la obra se desarrolla dentro de una tormenta, donde llueve constantemente.

Woyzeck Teatro Colón Entrevista Jimmy Rangel. Foto: Cristian Perilla
 Foto: Cristian Perilla

DC: ¿Qué es lo que más rescatas de haber hecho este proyecto?
Creo que son muchas cosas. Para mí, el gran placer de haber podido hacer Woyzeck en el Teatro Colón, es seguir desarrollando mi investigación en el teatro físico. Cómo combinar lenguajes de la danza, el teatro y la música en un solo experimento. Creo que eso es lo más importante de este Woyzeck, eso es lo que le va a quedar a Colombia: una investigación seria sobre el teatro físico.

Dónde: Teatro Colón (Calle 10 # 5-32)
Cuándo: del 26 de junio al 14 de julio
Hora: miércoles a sábado, 7:30 p.m.; domingos, 5:00 p.m.
Boletería: desde $35.000 hasta $70.000
Info.: tuboleta.com

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
publicidad