Poesía como resistencia

Somos un país que vive y precisa del arte. Sus manifestaciones durante generaciones han brillado de manera generosa, evocando sensaciones únicas de libertad.

La poesía, sin duda es una de ellas. Por esta razón, Revista DC ha invitado reconocidos autores colombianos, quienes, desde su pluma, nos obsequian estas líneas para librar y reconfortar el alma.

Sus letras estarán acompañadas de imágenes de la querida Bogotá, retratada en blanco y negro.

Foto: María del Pilar Lugo.

Infancia
Ángela Acero Rodríguez

El abuelo repasa la vida
en el sillón de la plaza,
reconoce cada paloma
que ha comido en silencio las sobras,
lleva la cuenta de sus nuevas arrugas
y parece reclamarle al sol
cada mancha de su frente

Ansía ser el niño
que ganaba canicas en el atrio de la iglesia
apostando con los santos
la salvación del mundo
o la próxima resurrección.

El abuelo solitario
remueve sus dolores en café
y le pone azúcar a la tarde
para que deje de ser amarga
ante los ojos del cielo.

No desagradece la vida,
solo extraña esas tardes
cuando la alegría sabía
a helado de limón,
y a correr de la mano de su madre
en el parque florecido.

El abuelo no recuerda
a qué sabía el silencio
ni la oración antes de la cena,
no recuerda a cuántos pájaros
les perdonó la vida
en tardes de caucheras,
no recuerda en cuál esquina
descansaban sus miedos
después de patrullar las sonrisas.

y ahora es noche
y es enero
y está por llover…
un sillón llora en la plaza
hace falta la memoria,
las palomas,
el helado,
las sobras,
la alegría,
el abuelo
y todo el resto de mi infancia.

No conocemos el destino de nuestras palabras
Daniel Ángel

Aunque debo reconocer que no son tan nuestras como pensamos,
Quizás viajarán a otros continentes,
A playas maravillosas
Donde mujeres de piel aceitunada
Se bañarán bajo el sol
O a bibliotecas de grandes doctores
Que no hablan con nadie
Porque sus palabras sí que son solo suyas.

Sin embargo,
Si pudiera conocer su destino,
Si pudiera elegirlo,
Preferiría el cuarto oscuro del joven
Decepcionado
De aquel que soporta los embates
De su padre borracho
De su infortunio,
O atravesaría los barrotes del preso
Solitario que deambula en su pensamiento
Extrañando a su madre y a sus hijos,
O quizás, también, por qué no,
Del guerrillero que duerme bajo el canto
De la metralla o del soldado insomne
Que cuenta las luciérnagas en el aire.

Preferiría estar en la banca de un parque
Donde un hombre llora desconsolado,
En los oídos del asesino que luego de disparar
Escucha el silbido de mis palabras en su sangre.

Preferiría que mis palabras estuvieran vivas
Fueran polen
Y viajaran por el viento
Hasta regresar al lugar
Donde habitan todos esos desprotegidos
Que un día también las arrojaron al aire.

Foto: María del Pilar Lugo.

Pintas o la noche en la que asistí a mi muerte
Andrés Felipe Borrero

A través de la cascada que habla imponente
me dejé llevar por la voz del río
entonces, a caminar
buscando la intimidad de mi cuerpo.
En la manigua se presentó un camino despejado.
Transmuté en un animal y busqué una planta
con los ojos de mil poetas
para que sus hojas me abrazaran porque
nadie más lo hará.

Detrás de la maleza y los insectos psicodélicos
revoloteando en mis pupilas,
el agua rompía las piedras
y con mi cabeza perforaría el suelo
¿alguien aquí me abrazaría para no caer?

¿Recuerdas que te hablé de ese pozo en mi pecho?

-esta noche voy a caer en él-
Acompáñame a mi infierno
que puede ser muy hondo.

Caigo dentro, cae conmigo.

Invierno
Paty David

Tras la ventana contemplo el invierno,
es adorable.
Si le abro la puerta,
asirá mis manos para llevarme
hacia el río y sumergirme,
y yo me dejaría,
por eso me resguardo,
porque no soy buena para resistir “una vida entera” bajo el agua.
Me quedaré tras la ventana
viendo cómo su barba líquida
se entrenza con el aire,
viendo cómo lloran las hojas de los árboles.

Foto: María del Pilar Lugo.

El Dios que vive en mis manos
Norman Paba

Me inclino,
el dios que vive en mis manos
también se inclina.
Todo lo que vive en él
se concentra conmigo en oración,
y por un instante,
ardemos envueltos en el mismo fervor,
por un leve instante
somos humo que asciende y se hace pájaro
pájaro que surca el espacio hecho luna
espejo de la noche incinerada.

Extraño
Fausto Ávila

Extraño
las tardes infantiles
los días en que las cometas
remontaban el cielo
las piernas de la sordomuda
que generosamente
me regalaba
forradas en licra

Extraño
los amores pasajeros
y los besos a hurtadillas
detrás de la pared
del parque

Extraño hacer el amor
su perfume barato

Extraño su ropa interior
de dulces estampados

Foto: María del Pilar Lugo.

Las Bicicletas
David Reinoso D´Jesús

Pocos hablan de las bicicletas
poco se sabe de su hueco esqueleto
de sus piernas redondas
nadie ha hecho un estudio de sus rasgos sicológicos

Las bicicletas tienen afán en los tendones
angustia contenida en las cadenas
parecen esqueletos de viudas que huyen a ninguna parte
Mueren de tristeza bajo escaleras o depósitos
mueren de sed en terrazas y balcones
y se despiden en las palmas abiertas del ayer

Las bicicletas quieren vendarnos los ojos
y recordarnos que allá afuera está la vida
Esperan a que alguien descubra su corazón
desterrado en los pedales
Esperan, mientras los caminos se arrojan a sus pies.

Lo siento madre
Daniela Sandoval

Lo siento madre
aun no me convierto en una caja de circuitos
aun no me aprendo de memoria el manual de instrucciones para hablarte
o para reproducir un si todos los días.

Lo siento madre
todavía no aprendo a no quemar las ollas
para evitarte el desgaste lingüístico de recordarme mi torpeza
aun no tengo el mapa perfecto del camino de mi vida
no es que haya hecho mal la tarea
solo no quiero edificar en las nubes el pesado futuro que esperas.

Lo siento madre
mi lengua había escrito con veneno sobre tu piel
ignoré la posibilidad de tu dolor
mientras me defendía de tus gritos
y de los golpes a las cosas.

Lo siento madre
a veces no entiendo lo que hago
a veces me desentiendo de tu humanidad
a veces te desentiendes de mi fragilidad

Lo siento madre
la fuerza no siempre es el camino a la verdad
aunque el dolor sea una consecuencia inexplicable
lo siento madre
quiero ser mujer
y pájaro
y nube
y suelo
no limitarme a la respuesta esperada
no limitarme a mi silencio
no aguantar tanto
no sentir culpa
no quiero culparte madre
lo siento.

Acerca de los autores

Ángela Acero Rodríguez

Diciembre 1981, Bogotá. Profesional en Filosofía. Creció con la generación de la música en casetes, el rock alternativo y los libros para bolsillos citadinos.

Tiene una fascinación por los gatos, las metáforas, los árboles y el chocolate; colecciona paisajes detenidos en postales, hace música y fotografía. Tiene cuatro publicaciones de poesía: “Manecillas en estado alterado” (2013), “Dos días después de vos” (2016), “La Poetería” (2018) y “Los peldaños de la inercia” (2019).

Coordina talleres de escritura para jóvenes y adultos. Ha participado de varias antologías de escritores, programas de radio, festivales y encuentros de poesía nacionales e internacionales.

Vive en Bogotá, su ciudad natal, pero tiene un alto porcentaje de su alma en Córdoba (Argentina). Ama el cielo despejado y disfruta de las cosas simples.

Daniel Ángel

Nació el 2 de agosto de 1985 en Bogotá. Además de poeta y narrador, es docente de literatura y artista formador de IDARTES para el área de creación literaria.

Es autor de las novelas Montes de María (2013, ganadora de la convocatoria de novela del Festival Internacional del libro de Saltillo, Coahuila, México), País de colores (2015), Rifles bajo la lluvia (2017) y En esa noche tibia de la muerte primavera (que ganó el II Concurso Nacional de Novela Universitaria UIS 2017, y que ahora Seix Barral reedita con el título de Silva).

Ángel ha publicado artículos en las revistas Casa Tomada (Nueva York) y El Malpensante, en el diario El País y en el mensuario Desde abajo. Sus poemas salen en el libro Poetas que hay que morir antes de leer (México, 2014) y aparece en la antología nacional de crónicas sobre el conflicto armado Nosotros no iniciamos el fuego (2017).

Paty David

Nació en San Pedro de los Milagros, Antioquia, Colombia, el 30 de enero de 1987.

Ha participado en diversos eventos literarios en Medellín, y aparece en publicaciones como: “Flor de papel” Copacabana, 2009. Encuentro de poetas de la zona noroccidental de Medellín 2011, 2013, 2017. Ediciones Paradoja, Fanzine, convocatoria “Nocturnos” 2015. Revista literaria “El Galeón” UPB 2015. Ganadora del premio “Los sueños de Luciano Pulgar” género poesía, Bello – Antioquia 2011. Antología poética “Lunario” 1, 2, 3, de la corporación cultural La Bisagra” Medellín. Periódico Literario “Mecánica Celeste”, marzo 2016.

Revista Literaria Cosmogonía, 2017. Participante de la exposición itinerante Sostén – Poemas, versos de leche, de la Secretaria de Las Mujeres Alcaldía de Medellín. 2016 – 2018.

El 5 de mayo de 2016, lanzó su primera obra poética bajo el título: Poemas Para/normales, una compilación de 60 poemas fechados sin orden cronológico de 2010 a 2015. Editado y diagramado por la Corporación Cultural La Bisagra, Medellín.

Está en preparación su libro: El silencio de las nubes.

Andrés Felipe Borrero Parra

Comunicador social y periodista. Nació en la ciudad de Bogotá se ha dedicado a la gestión cultural y difusión literaria.

Actualmente trabaja con Quira Medios y la Corporación Babilonia.

En el año 2018 coorganizó Tejido a Tierra en el Centro de Memoria Paz y Reconciliación, un Festival organizado con diferentes poetas para levantar la voz en contra del asesinato sistemático de líderes y lideresas sociales en Colombia.

Sus poemas han sido publicados en diferentes medios como los Heraldos negros (México) y La Raíz Invertida (Colombia). Ha participado en las antologías: EnamorArte Caligrafía de Araña, La poesía de los Pueblos, Yo Vengo a Ofrecer mi poema de Escarabajo y Abisina ediciones.

Norman Paba

Nació en Cartagena (1985), Colombia.

Poemas, entrevistas, y textos suyos han sido publicados en revistas nacionales e internacionales de literatura y poesí­a. Algunos de sus poemas han sido traducidos al inglés y al francés.

Como poeta invitado y tallerista ha participado en distintos festivales y eventos. Finalizó estudios en Literatura en la Universidad de Cartagena.

Magister en Escrituras Creativas de la Universidad Nacional de Colombia en la lí­nea de Poesí­a. Colaborador habitual de la editorial Piedra de toque Poesí­a Ambulante.

Participó, entre otras, en la selección por Colombia de Juan Manuel Roca Vidales, lanzada en la versión No 27 de la Feria Internacional del libro de Bogotá en el 2014.

Dirigió y dictó el taller de creación y apreciación en poesí­a Ruido Ciego para la Dirección de Museos y Patrimonio Cultural de la Universidad Nacional de Colombia.

Su libro La Noche Incinerada se encuentra en proceso de publicación con editorial Babilonia.

Fausto Ávila

Nacido en la ciudad de Bogotá. Empezó a escribir joven, en 1992 inició una relación de trabajo con la revista Ulrika y con el Encuentro hispanoamericano de poesía.

En 1994 Hizo estudios de filosofía en la Universidad Nacional, en 1998, realizó la coordinación editorial del libro Juego Limpio de la corporación Nuevo Milenio, ese mismo año se empleó como escolta en una empresa avícola de Bogotá.

En el año 2000 un accidente de trabajo lo obligó a pensionarse, en el año 2001 realizó el taller de poesía de la Casa de Poesía Silva, bajo la dirección del poeta Juan Manuel Roca.

A partir del año 2007 inició su experiencia en la pintura, la cual ejerce hasta el momento de manera paralela a la poesía, en 2018 se publicó su libro “Pequeño Dios de la muerte”, en versión electrónica e impresa, bajo el sello Editorial Babilonia, su obra pictórica ha sido reseñada por varios medios de prensa del país al igual que sus poemas y entrevistas en medios radiales nacionales e internacionales y medios electrónicos.

David Reinoso D´Jesús

Escritor bogotano. Cursó estudios de filosofía en la Universidad Nacional de Colombia. Ha sido redactor y miembro fundador del periódico de poesía El Aguijón, y del comité editorial de la revista de poesía Ulrika.

Obtuvo la beca de creación otorgada por la Casa de Poesía Silva, el Primer Premio en el III Encuentro de Poesía Universitaria convocado por la Fundación Creativa Taller (1999).

Finalista del Premio Nacional de Poesía del Ministerio de Cultura por su ópera prima Estuche de contrabajo (2013) y Premio Municipal de Poesía Alcaldía de Chía (2019) con Miscelánea.

Fue colaborador del programa «Palabra y Ritmo de América Latina» de la Cadena Súper de Colombia, y coordinador del Club de Lectores de Poesía y de las Lunadas Poéticas en las bibliotecas públicas de Bogotá, BibloRed.

Sus poemas han sido publicados en Lecturas Dominicales del periódico El Tiempo, así como en diversas revistas de circulación nacional, y en la Antología de Poetas Fundadores del Festival Internacional de Poesía de Bogotá.

Daniela Sandoval

Tiene 23 años de edad, es Licenciada en lingüística y literatura. Directora de la revista de poesía Vitalogía, ¡poesía a la lata! Y miembro del colectivo Conjuro Poético.

Dentro de sus publicaciones, cuenta con El libro “Poemitas rabiosos para leer en movimiento” publicado por la silla renca, en el año 2020.

Foto: María del Pilar Lugo.

¡Recuerda seguirnos en Facebook, Instagram, YouTube y Twitter!

Recomendado

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Advertismentspot_img