Setenta años de peso

Este mes el Museo Nacional inaugura la exposición El joven maestro. Botero, obra temprana (1948-1963).

Este mes el Museo Nacional inaugura la exposición El joven maestro. Botero, obra temprana (1948-1963). La retrospectiva recoge los primeros quince años de vida artística de uno de los grandes de nuestro tiempo.

Por María Antonia León

Botero. El joven maestro. Foto: Juanita Eslava

El mismo año del Bogotazo un joven artista hacía sus primeras acuarelas y dibujos en Medellín. En ellos ya se percibían los efectos de las injusticias sociales, el conflicto armado y los suplicios de un país convulsionado. En ese momento, Fernando Botero tenía dieciséis años, y es justamente un conjunto de obras juveniles las que abren la exposición con la que el Museo Nacional conmemora sus setenta años de vida artística.

“Botero es un artista tremendamente juicioso, disciplinado, curioso y en constante revisión de lo que está sucediendo en su entorno. Toma influencias desde El Renacimiento hasta artistas contemporáneos como Rufino Tamayo en México o el expresionismo abstracto en Nueva York”, asegura Christian Padilla, historiador y curador de la exposición.

Botero. El joven maestro. Foto: Juanita Eslava

La muestra está organizada en tres momentos. El primero de ellos es El Giotto es mucho mejor que Playboy, una frase que Botero recibió de su maestro, Rafael Sáenz, y que ahora reúne una sección con obras influenciadas por el Renacimiento italiano. El segundo momento es Solamente Hércules o Sansón podrían alzar la mandolina, donde se puede vislumbrar el modo en que la voluptuosidad empieza a emerger.

“Hay una anécdota que el maestro siempre comenta: estaba dibujando y al hacer un punto muy pequeño en el cuerpo de una mandolina el instrumento adquiere otras dimensiones. Creo que esa es una de las primeras puntadas para encontrar un estilo propio y es un evento que ocurre en México, donde el interés por el volumen se exacerba, también influenciado por el movimiento muralista mexicano y el arte prehispánico”, explica Padilla.

Botero. El joven maestro. Foto: Juanita Eslava

Finalmente, la última sección de la exposición Botero NO triunfó en Nueva York da como evidencia una etapa de consolidación del artista que contrasta con una anécdota según la cual El Tiempo habría titulado un artículo sobre el maestro así: “Botero triunfa en Nueva York”, que el propio artista exigió rectificar porque en realidad su vida en la Gran Manzana también estaba atravesada por momentos difíciles.

Un total de 54 obras entre pinturas, dibujos e ilustraciones provenientes de colecciones públicas y privadas conforman esta muestra, que hace parte de la serie Homenajes Nacionales. La pieza más importante es La camera degli sposi (Homenaje a Mantegna) II, obra que viene directamente del Hirshhorn Museum de Washington y con la cual Botero fue ganador del Salón Nacional de Artistas en 1958.

Botero. El joven maestro. Foto: Juanita Eslava

La exposición también incluye una muestra documental con libros ilustrados por el maestro; artículos de prensa sobre su camino y sus logros; y objetos que narran, más allá de la sola imagen, aquella etapa de búsquedas.

Dónde: Museo Nacional de Colombia(Carrera 7 # 28-66)
Cuándo: hasta el 28 de octubre
Hora: martes a sábado, 10:00 a.m. a 6:00 p.m.; domingos, 10:00 a.m. a 5:00 p.m.
Boletería: adultos, $4.000; estudiantes, $3.000; niños, $2.000; entrada gratuita a las salas de exposición todos los miércoles de 4:00 a 6:00 p.m. y los domingos en horario habitual.
Info.: museonacional.gov.co

Recomendado

Comentarios

Advertismentspot_img