¿Por qué el baloncesto puede marcar a un niño el resto de su vida?

Nuestra cultura por mucho tiempo, nos ha hecho entender que el baloncesto es un deporte que ayuda indudablemente a mejorar el estado físico de cada persona que lo práctica y en ocasiones para estimular el crecimiento.

Siendo esta una de las razones principales por la cual muchos padres deciden ingresar a sus hijos a esta práctica deportiva, hoy queremos resaltar algunos de los beneficios que puede brindar este hermoso deporte en el desarrollo personal de cada niño que decida practicarlo, o a los padres que decidan vincularlos en unas de las escuelas de baloncesto de Bogotá.

3 beneficios del baloncesto que marcaran la formación de tu hijo

1. Trabajo en equipo

Comenzaremos por reconocer que somos seres sociales, por tal motivo gran parte de nuestra vida vamos a estar expuestos a interactuar con otras personas.

Hoy en día nos encontramos en una era digital que viene cerrando la brecha de interacción social.

Esto se puede evidenciar en el modelo educativo de Homeschooling que de cierta forma reduce la capacidad de interactuar física y emocionalmente con otros niños, dos aspectos claves para crear conexiones sociales y vínculos emocionales.

El baloncesto es un medio en el que los niños aprenderán a desarrollar y a reforzar estas cualidades, por ejemplo:

Un equipo que compite contra otro, ambos con un mismo objetivo, ganar el partido, cada equipo está compuesto de cinco jugadores, al ser un deporte grupal ya se tiene como condición que haya una comunicación entre ellos

En esta etapa se fomenta el compañerismo el respeto y la comunicación asertiva. Tres pilares que serán cruciales para que se pueda cumplir el objetivo de ganar el partido.

En este proceso se crean estrategias y se delegan responsabilidades para que como equipo logren el objetivo.

Si al finalizar no se tiene el resultado esperado, el reunirse en las prácticas y trabajar individualmente en las debilidades de cada uno en pro del equipo fomentara una cualidad muy importante que marcara esa parte personal en diferentes áreas de su vida como el trabajo, la familia entre otros, que es el trabajo en equipo.

2. Persistencia y disciplina

Estas dos virtudes son claves para formar el carácter de un niños, pues el baloncesto es un deporte que se aprende a medida que se repite cada ejercicio una y otra vez ya que se requiere constancia y disciplina.

Cuando los niños son expuestos a este proceso aprenden que la persistencia y la disciplina son esenciales para obtener resultados, entender que cada cosa que se emprende en la vida requiere un proceso de tiempo y de trabajo constante, son algunos de los ideales con los que van creciendo.

Es el caso de una de las escuelas de baloncesto en Bogotá, soldados elite en la que llega un niño de 6 años y en su primera clase lanza el balón al aro, efectivamente por no tener la fuerza necesaria no logra encestar el balón, pues conforme va pasando el tiempo y el niño va asistiendo a cada uno de los entrenamientos se va acercando a su objetivo ,encestar el balón, hasta que en algún momento esa constancia le da el resultado esperado y logra encestar.

Ese será un pequeño ejemplo de persistencia y disciplina y una pequeña experiencia que más adelante replicara en otras áreas de su vida.

3. Manejo emocional

El baloncesto es un medio en el que los niños son expuestos a diferentes situaciones que probablemente experimentaran en algún momento de sus vidas.

Pasaran por etapas como la frustración, la victoria, la derrota, la presión externa, entre otras.

Gran parte de estas situaciones son llevadas bajo el acompañamiento de los entrenadores, los que le ayudarán y enseñarán a manejar este tipo de situaciones de la mejor forma.

La frustración es una emoción que durante el proceso deportivo se repite constantemente cuando se participan en torneos y probablemente no se consiguen los resultados esperados, cuando se fallan las canastas una y otra vez y las cosas no van bien a nivel competitivo.

Aprender a no desfallecer en ese proceso y seguir trabajando para lograr los resultados esperados, es un aspecto que fortalecerá mentalmente a un niño y que claramente en su edad adulta lo tendrá como un referente para afrontar diferentes situaciones que pueda tener.

La presión externa, por ejemplo cuando un niño está en uno de los momentos más cruciales de un partido y de repente tiene al otro equipo presionándolo verbalmente o quizás un público pronunciando una multitud de palabras tratando de desconcentrarlo o desestabilizarlo mental y emocionalmente.

La fortaleza mental que desarrolla un niño que logra encestar o sacar un partido adelante bajo esas circunstancias de presión externa, va ser una experiencia que marcara su carácter y autoconfianza en todos los aspectos de su vida.

Para nadie es un secreto, que gran parte de nuestras vidas tenemos esos factores externos que no siempre nos están dando ánimos sino todo lo contrario, que tratan de derribarnos y que a veces se convierten quizás en un obstáculo para lograr nuestros objetivos o emprender un proyecto personal.

Finalmente ese control emocional se convierte en una sola cualidad y es confianza en sí mismo, y ese será un aspecto clave para que logre ser una persona exitosa.

Así que el baloncesto es más que una práctica deportiva, es un medio en el que se fomentan valores y se desarrollan virtudes que fortalecen mental y emocionalmente a cualquier niño que decida practicarlo y que indudablemente serán factores que lo marcaran de una forma positiva.

Te invitamos a seguirlos en sus redes sociales en Facebook @Clubsoldadoselite, Instagram @clubsoldadoselite y su canal de YouTube Club De Baloncesto Soldados Elite

Recomendado

Comentarios

Advertismentspot_img