Tendencia en la moda: hacia una mayor sostenibilidad

Para los consumidores con mentalidad ecológica, no sólo es importante centrarse en la sostenibilidad cuando se trata de alimentos. La tendencia se dirige en gran medida hacia la moda sostenible.

Pero, ¿es la moda sostenible necesariamente más cara que la moda normal de las tiendas convencionales de ropa «Made in Asia»? ¿Tienen los consumidores que jugar en Casinos con Binance Coin para permitirse una moda sostenible? No, no es así.

En nuestro artículo, analizamos las últimas tendencias centradas en la moda sostenible y respondemos a importantes preguntas que surgen al pensar en la moda sostenible.

En los últimos cinco o diez años, la industria de la moda también se ha centrado en la tendencia de la sostenibilidad y ha tomado diversas medidas pero no es suficiente para cambiar algo gravemente.

Con la pandemia actual, el cambio climático, los numerosos incendios forestales y los escándalos en el mundo de la moda, muchos consumidores se sienten atraídos por la moda sostenible. Por tanto, la moda no sólo debe ser elegante y funcional, sino también hacer algo bueno por el medio ambiente.

Las tendencias de la moda de corta duración son cada vez menos importantes, mientras que las tendencias sostenibles en la ropa son cada vez más importantes. En la «sociedad del residuo cero», las prendas compradas deben poder usarse durante varias temporadas sin acabar en la tienda de segunda mano o en el contenedor de ropa vieja.

¿En qué consiste la moda sostenible?

La moda sostenible no tiene tanto que ver con las formas, los patrones, los colores y las combinaciones de colores. Se trata de cómo se fabrican las prendas, es decir, los procesos de producción.

¿Se han producido en condiciones justas? ¿Se pagó a los trabajadores un salario justo? ¿Qué pasa con los productos químicos utilizados y cómo se establecían las horas de trabajo en las fábricas? También gira en torno a las tendencias a largo plazo que determinan el comportamiento y la conciencia del consumidor en el presente y el futuro.

Estas tendencias de moda sostenible se imponen en 2022

Un gran problema de la industria de la moda es, sin duda, el desperdicio de ropa vieja. Las casas de moda rápida se enfrentan a este problema porque se acumulan montañas de residuos textiles debido a los constantes cambios de las colecciones de moda con una calidad comparativamente baja de sus producciones de corta duración de las respectivas colecciones.

Al mismo tiempo, el comportamiento del consumidor alemán se ha duplicado en los últimos 20 años.

Así, se puede afirmar que la industria de la moda produce en ocasiones el equivalente a 40 millones de toneladas de residuos textiles en un año comercial. En la moda sostenible, por tanto, los tejidos y textiles reciclables representan una tendencia importante.

La idea es fabricar estos productos con materiales biodegradables, con el objetivo de su posterior reciclaje ya en la fase de producción. El principio de sostenibilidad en la moda debe contribuir también a limitar la extracción de materias primas y a reducir los residuos textiles.

Así, los tejidos reciclables tienen el potencial de transformar la industria de la moda en una economía circular, cumpliendo así el principio de sostenibilidad y haciendo una importante contribución a la protección del medio ambiente.

No compre la moda, pídala prestada

Si quieres resistirte a la tendencia de usar y tirar, puedes contrarrestar la montaña de residuos textiles alquilando moda. En los últimos años, cada vez más jóvenes emprendedores han fundado start-ups, plataformas y diversas aplicaciones de consumo que permiten a hombres y mujeres intercambiar y tomar prestada la moda.

El principio funciona de forma similar a una biblioteca. Durante un tiempo determinado, estas empresas permiten tomar prestados vestidos, pantalones, faldas, camisetas, trajes de noche o chaquetas en lugar de comprarlos nuevos.

Para una ocasión especial, como una boda, un bautizo, un apadrinamiento o un aniversario, tiene mucho sentido alquilar un gran traje por poco dinero en lugar de comprarlo caro por un día. Sin embargo, este principio de alquiler no es circular ni respetuoso con el clima, pero sí reduce los residuos textiles y permite ahorrar dinero.

Moda a la carta

La producción de ropa por toneladas también puede eliminarse mediante pedidos específicos. Si hay una solicitud de pedido anticipado, se puede hacer esta moda. A través de estas tendencias, es posible limitar la sobreproducción de bienes producidos en masa. Sin embargo, las grandes empresas de moda no participan en esta tendencia. Son más bien las marcas más pequeñas las que se centran en esta tendencia.

Las marcas de moda sostenible ya están empezando a producir sus colecciones en línea en la cantidad exacta que los consumidores han pedido en un determinado periodo de tiempo tras hacer un pedido por adelantado.

Esto contrarresta los residuos textiles innecesarios. Sin embargo, los consumidores tienen que ser pacientes. En una sociedad tan rápida y de usar y tirar, nadie está acostumbrado a esperar mucho tiempo para pedir la ropa que quiere.

Sin embargo, esto es exactamente lo que significa la moda lenta. Al mismo tiempo, sin embargo, los costes de producción aumentan si un par de pantalones sólo se produce en pequeñas cantidades. La moda por encargo será cada vez más importante en los próximos años.

Producción local

En el caso de la producción sostenible, depende de cómo se produce la moda, en qué cantidad se pone a disposición de los consumidores y, por último, dónde se produce. Para que la moda se produzca de forma verdaderamente ética, debe producirse y comercializarse de forma ecológica y justa.

En la región asiática, ni las condiciones de trabajo ni la remuneración de los trabajadores son justas. La protección del medio ambiente está completamente abandonada. Los centros de producción locales garantizan unas condiciones de trabajo éticas para el consumidor y reducen la logística del transporte.

Esto va acompañado de una reducción de las emisiones de CO₂.

Transparencia y pasaportes de productos

Si quieres producir moda sostenible como empresa de moda, tienes que centrarte en la transparencia total. Debido al creciente número de iniciativas de sostenibilidad en la industria de la moda, también ha aumentado drásticamente el número de campañas de lavado verde.

Sin tecnologías transparentes como el blockchain o el mencionado pasaporte de producto, es difícil seguir la pista de qué moda se ha producido de forma sostenible y cuál sólo se autodenomina así.

Con la ayuda de estas tecnologías, es posible seguir los pasos de la producción, las certificaciones y mucho más. Product Passports es una cartera que permite el almacenamiento y la transferencia de datos sobre la producción.

Esta información sobre el producto es de interés tanto para los compradores como para los socios de producción. De este modo, se pueden identificar inmediatamente las falsificaciones y el «greenwashing«.

Las palabras «tendencia» y «sostenibilidad» pueden parecer contradictorias a primera vista, ya que una tendencia siempre se refiere a algo efímero y la sostenibilidad debe ser duradera.

Sin embargo, la moda sostenible es una tendencia constante que durará años y décadas, ya que es un movimiento revolucionario en toda la industria de la moda. Las tendencias van y vienen, pero el principio de la sostenibilidad permanece y se hace más fuerte y duradero cada día.

Recomendado

Comentarios

Advertismentspot_img