kwai
kwai

BUSCADOR

Toni Kroos, el retiro de una leyenda

Imagen tomada de @tonikroos Compartir en WhatsApp

María del Pilar Lugo

Tendencias

Otras ciudades

 Por Julián González

Para hablar de Toni Kroos nos quedamos sin palabras.

Desde el momento en que lo vemos pisando el césped, es cambiar el miedo por seguridad, es un cigarrillo, es un trago, en un momento crucial, es el sorbo de agua después de correr, es tener una pelea casada a la salida del colegio y saber que tu mejor amigo, el más alto, el más fuerte, hará lo que sea con tal de defenderte.

Eso es Toni Kroos: el escudo, el candado, el yoga, el bienestar, el que nos calma los nervios, el jugador que genera admiración entre sus compañeros, y que impone respeto en el equipo rival, es la mejor carta de la baraja, es el director de la orquesta que aparece por arte de magia, con su elegancia y sutileza absoluta para poner las cosas en su lugar.

Sus números son insuperables, tiene un 95 por ciento de efectividad en sus pases como muy pocos jugadores en la historia.

Fue desechado por el Bayer Múnich porque luego de formar parte de la selección alemana campeona del mundo, quiso que le mejoraran las condiciones económicas y su equipo le dijo que NO.

Der Bayerische Riese prefirió apostarle a Mario Gotze y el olfato empresarial de Florentino no se hizo esperar: contrató a James Rodríguez, el mejor jugador en la historia del fútbol colombiano y máximo goleador en Brasil 2014 por 75 millones de euros y 45.000 almas lo ovacionaron en el Santiago Bernabéu, mientras Toni, aparentemente con un fútbol más modesto, costó 25 millones y el día de su presentación fue recibido por 10.000 espectadores.

Hoy, diez años después, el alemán mantuvo hasta su último día esa mentalidad ganadora, la seriedad, el respeto, disciplina y profesionalismo que ha caracterizado siempre al espíritu germano.

Y nosotros, país folclórico, nos conformamos con las pinceladas artísticas de un jugador brillante que en su momento cumbre, estuvo sentado en la misma mesa con los más grandes por tiempo limitado, culpar a Zidane o a Isco porque tenían que darle mayor presencia al 10 de la selección española es otra historia, o que al parecer era indisciplinado, se escapaba en las noches y que en la ciudad del equipo bávaro no se aguantaba el frío es otro tema, lo cierto es que no logro culminar su carrera como lo hizo este extraordinario jugador.

Es algo cultural, es otra preparación, nuestros logros son cortoplacistas, no hay continuidad, vivimos del pasado, la camada de futbolistas jóvenes destacados es escasa y nuestros contados triunfos son poco relevantes en el fútbol mundial.

Imagen tomada de @tonikroos

Toni se ganó todo a pulso, se convirtió en el equilibrio constante de un equipo indestronable, podía faltar el mejor arquero, el mejor lateral, los mejores delanteros de la historia, pero nunca se podrá reemplazar su liderazgo.

Cristiano, para muchos el mejor del mundo, fue silbado varias veces en el Bernabéu, Karim Benzema resulta siendo determinante en los últimos años porque debía jugar a la sombra de CR7, Roberto Carlos fue reemplazado por Marcelo, Navas por Courtois, pero ¿Quién podrá reemplazar al jugador más veces campeón de la Champions? ¿Valverde?, ¿Bellingham?, lo ignoro.

La calidad y genialidad de un jugador así es irreemplazable, y esto obliga a Carlo Ancelotti a cambiar su esquema de juego.

Este jugador junto con Modric pasarán a la historia por ser el cerebro de un fútbol hecho arte, sus capacidades, visión de juego y exquisito talento son dignos de la palabra “Excelencia”, solo comparable al mediocampo del mejor barca de la historia: Iniesta y Xavi.

Ni siquiera la era de los galácticos con Beckham, Zidane o Figo llegó a hacer tan determinante como este equipo que deja escrito en pergaminos su época más extraordinaria del fútbol actual y que difícilmente se volverá a repetir.

El liderazgo de Toni se resume en la anécdota de la final de Champions contra el Liverpool, cuando aficionados sin entradas, saltaron las vallas e intentaron colarse al Stade de France, ingresa Ancelotti al vestuario y con cierto rostro de preocupación dice: “Ahora es nueve y media, lo han retrasado otra vez”, a lo que Toni contesta: “Ganamos más tarde, da igual”.

Hemos tenido la fortuna de disfrutar a uno de los tres jugadores alemanes más importantes de todos los tiempos, de gran carisma y entrega, que siempre respetó a su familia, sin escándalos, sin polémicas y sin apuros, sin “marrullería” (palabra usada recientemente en nuestro futbol colombiano) y sin despeinarse: brilló por su inteligencia porque él no corría, él hacía correr a los demás.


Compartir en WhatsApp

Recomendados

Daniel Habif, considerado como uno de los conferencistas más importantes de habla hispana en el mundo, anunció que el «Ascender World Tour 2024» visitará varias…

La innovación tecnológica no se detiene y este 2024 nos trae una ola de gadgets que prometen revolucionar la forma en que vivimos, trabajamos y…

No es fácil en países como Colombia construir una carrera laboral basada en la formación universitaria. Por esta razón conoceremos un poco más de John…

Del 16 al 19 de mayo, capitalinos y visitantes podrán acercarse al Jardín Botánico de Bogotá para conocer el mágico y enigmático mundo de las…